Se impone lo natural

El origen

La marca CEREA es una empresa cervecera familiar creada en Mediana de Aragón (Zaragoza), a orillas del río Ginel.

CEREA nace con la voluntad de ofrecer un producto innovador, natural y de elaboración casera. Nuestro entorno nos proporciona en abundancia todos los ingredientes necesarios para la elaboración de nuestros productos: cereal, miel y agua del río Ginel. Con estas materias de alta calidad y un trabajo cuidadoso y entusiasta, obtenemos esta bebida que ya los pueblos iberos que habitaban nuestra zona fabricaban y bebían, y que ellos llamaban «Cerea», cerveza que conocieron los romanos cuando llegaron a la Iberia.

Nosotros continuamos con esta tradición elaborando nuestra cerveza «a la antigua», con tranquilidad y paciencia, dejando que se asiente el poso del tiempo. Por eso nuestras cervezas son naturales, sin pasteurizar y maduradas en botella durante al menos dos meses.

Quienes somos

La marca Cerea, nace en 2014 con la idea de aportar al mundo de las bebidas fermentadas artesanas su propio sello, el de aunar las antiguas recetas con la innovación de los nuevos productos alimentarios de alta gama originarios de Aragón y que tanto prestigio otorgan a las mejores cocinas. La producción de cerveza e hidromiel artesanal de autor y de alta calidad es una nueva tendencia gourmet mundial muy a tener en cuenta por todos aquellos que disfrutan de la gastronomía de alto nivel. Ello nos ha permitido desplegar toda la creatividad y conocimientos para diseñar hasta el más mínimo detalle y elaborar bebidas únicas e irrepetibles. Historia y tradición se unen para aportar un producto nuevo en un mundo nuevo, donde la gastronomía se convierte en arte. Todos los productos Cerea no tienen conservantes, colorantes, ni aromatizantes. Son 100% naturales. Cada producto Cerea posee una personalidad propia, rica en matices, sabores, aromas y colores que los hacen únicos. Con estas cualidades nos adentramos en el maravilloso mundo de la gastronomía, aportando nuevas propuestas, que son ideales para combinar con todo tipo de recetas y platos de alta cocina.

Nuestras cervezas e hidromieles artesanos ofrecen una enorme variedad de aromas y sabores diferentes. Obtenemos en cada ocasión bebidas de gran personalidad que no sólo resultan refrescantes, sino también perfectas para la degustación y para acompañar los platos más sofisticados de los principales chefs del mundo.

Además de eso, tanto la cerveza como el hidromiel, son productos con múltiples posibilidades a la hora de configurar nuevas ideas gastronómicas, perfectas para maridar con cualquier receta de alta cocina.

Nuestras cervezas

COUNTRY BEER

Cerveza estilo AMERICAN PALE ALE
SIN PASTEURIZAR
Esta cerveza presenta un caracterÍstico aroma a lúpulo (citra, amarillo), proveniente de adiciones tardías en dry hopping (simcoe) . El aroma a malta es moderado y está bien balanceado con éste. De color ámbar, posee cuerpo y un amargor muy equilibrado. Refrescante y lupulada, con presencia de malta.
Ingredientes
Agua, maltas, lúpulos y levadura.
5.4% vol
45 IBUs
33 cl


    REBEL SOLDIER con MANGO

    Cerveza de trigo estilo BLÂNCHE
    SIN PASTEURIZAR
    Cerveza de estilo Blânche, elaborada con cilantro y piel de naranja de Curaçao, tradicional de las cervezas de trigo belgas. Incorpora los nuevos lúpulos americanos El Dorado y Liberty. Fermentada con levadura Américan Ale aporta el frescor de sus sabores cítricos. Muy versátil para maridar.
    Durante la fermentación se utiliza mango verde que aporta a la cerveza su aroma y sabor particular.
    Ingredientes
    Agua, maltas, lúpulos, levadura, especias y mango.
    5.2% vol
    25 IBUs
    33 cl


      REBEL SOLDIER

      Cerveza de trigo estilo BLÂNCHE
      SIN PASTEURIZAR
      Cerveza de estilo Blânche, elaborada con cilantro y piel de naranja de Curaçao, tradicional de las cervezas de trigo belgas. Incorpora los nuevos lúpulos americanos El Dorado y Liberty. Fermentada con levadura Américan Ale aporta el frescor de sus sabores cítricos. Muy versátil para maridar.
      Ingredientes
      Agua, maltas, lúpulos, levadura y especias.
      5.2% vol
      25 IBUs
      33 cl


        CAJA DE CERVEZAS MIXTA

        4 COUNTRY BEER + 4 REBEL SOLDIER CON MANGO + 4 REBEL SOLDIER

        Estilos de cerveza según el prestigioso BJCP

        El prestigioso programa Beer Judge Certification Program (BJCP) que desde 1985 promueve el conocimiento y la afición por el mundo de la cerveza.

        El estilo American Pale Ale

        Aroma: Aroma a lúpulo usualmente de moderado a fuerte, proveniente del dry hopping o de adiciones tardías de lúpulos americanos durante el hervor y aroma a malta de bajo a moderado. El dry hopping aporta notas a hierbas sin ser excesivo.

        Apariencia: Color de dorado pálido a ámbar profundo. Gran espuma de blanca a blancuzca con buena retención. Generalmente bastante cristalina, aunque las versiones con dry hopping pueden ser ligeramente turbias.

        Sabor: Sabor a lúpulo de moderado a alto, presenta un carácter cítrico y a malta. El balance es habitualmente hacia el lúpulo y el amargor. Amargor de moderado a alto. El sabor a lúpulo y el amargor generalmente perduran en el acabado.

        Sensación en boca: De cuerpo medio-liviano a medio. Carbonatación de moderada a alta. Acabado suave, sin astringencias, asociado a la alta tasa de lupulación.

        Impresión general: Refrescante y lupulada, con presencia de la malta.

        El estilo Blânche

        Aroma: Moderada dulzura, con un delicado aroma de trigo y, en ocasiones, con un poco de acidez. Aroma de cilandro moderado, junto con un complejo carácter herbal y especiado de fondo. También se nota un tono afrutado cítrico,procedente de la naranja.
        . Así mmismo, el olor a especias está equilibrado y no es demasiado fuerte.

        Apariencia: De color pálido, similar a la paja, hasta el oro brillante. La cerveza tiene una pequeña apariencia turbia debido al almidón y/o la levadura, que le otorga un tono lechoso o amarillo blanquecino. La capa de espuma suele ser densa y blanca, con una retención bastante buena.

        Sabor: Dulzor agradable y con un sabor afrutado, procedente del cítrico de la naranja. Es una cerveza refrescante con un final seco, a menudo agrio y presenta un ligero sabor a trigo. Con sabor especiado a lúpulo, los niveles de éste son entre bajos y medios, y no persisten en el retrogusto. El amargor procedente de la parte blanquecina de la naranja puede estar presente.

        Sensación en boca: El cuerpo de esta cerveza es entre ligero y medio, a menudo con una suavidad y una cremosidad derivadas del trigo no malteado y, a menudo, de la avena. A pesar del cuerpo y la cremosidad, el acabado es seco y a menudo un poco agrio. Las Blanche tienen un carácter efervescente, procendente de la alta carbonatación. También es refrescente, ligeramente ácida y con un poco de amargor en el retrogusto. No transmite una sensación áspera, así como tampoco presenta astringencia derivada de la piel de la naranja. No presenta tampoco una sensación seca ni pesada.

        Impresión general: Cerveza ale refrescante, elegante y sabrosa, con una fuerza y una presencia de trigo moderadas.

        Nuestro hidromiel

        GUNNLOD

        Hidromiel
        PASTEURIZADO
        Hidromiel elaborado a base de una mezcla de frutos del bosque y bayas, que le dan un aroma afrutado y fresco, con sabor dulce y color rojo intenso.
        Ingredientes
        Agua mineral, miel, frutos del bosque, bayas y levadura.
        6.2% vol
        33 cl

          Se considera que es la primera de las bebidas alcohólicas que consumió el ser humano y se cree que es precursora de la cerveza. El hidromiel es una bebida histórica cuya preparación se fundamenta en la fermentación de una mezcla de agua y miel, que alcanza cierta graduación alcohólica que varía según la relación de miel/agua y la tolerancia de las levaduras al alcohol. Su uso fue fuertemente difundido por los pueblos de la antigüedad.

          En Europa, lo hicieron y lo bebieron los griegos, romanos, celtas, normandos, sajones y vikingos. En América, los mayas producían un tipo de hidromiel llamado «balché» elaborado con base en agua, miel y trozos de corteza de árbol de balché del cual la bebida recibe su nombre. Para los mayas era una bebida sagrada utilizada en ceremonias religiosas y además consideraban que tenía propiedades medicinales, específicamente para tratar infecciones estomacales y utilizada como laxante. En algunas de estas culturas era usado para elogiar a héroes y escogidos.

          Consumida desde la antigüedad, esta bebida se menciona por primera vez en los versos del Rig Vedá (compuesto entre el 1.700 a. C. y el 1.100 a. C.), uno de los libros sagrados del Vedismo. En Alemania se han encontrado cuernos de vacuno que datan de 2.100 a. C. y que usados como vasos o como recipientes reciben el nombre de «cuernas». Algunas de estas cuernas sirvieron para beber hidromiel (como lo muestran rastros de polen y levadura encontrados en las cuernas. En la Grecia clásica se llamaba «melikraton» y los romanos lo llamaron «aqua mulsum», aunque esta versión era más bien vino de uva endulzado, ya que imitaban esta costumbre con un vino de uvas agregándole miel para darle un sabor más acaramelado, considerándolo popularmente como bebida de dioses. Según la mitología nórdica, el hidromiel es el único alimento del dios Odín, así, los bárbaros recitan en muchos cantares épicos nórdicos y anglosajones las bondades del hidromiel, la función en sus reuniones y su vida después de la muerte en el paraíso del Valhalla donde beberían hidromiel por el resto de la eternidad. La importancia de esta bebida para los vikingos se debe a la diversa variedad de fabricación en su bebida, y en algunos casos, las sustancias que le adicionaban, como por ejemplo el cornezuelo de centeno, que contiene un alto contenido en compuestos del ácido lisérgico, la base de la conocida droga sintética LSD.

          Esto explicaría el porqué de la antigua tradición consistente en que la pareja debía consumir hidromiel durante una lunación después de su boda para, de esa manera, incrementar la probabilidad en el nacimiento de hijos varones, responsables estos de la defensa de los territorios en esas épocas donde la guerra era cosa de hombres. De aquí entonces la costumbre actual de la luna de miel.

          Su pérdida de popularidad se debió a la importancia que tomaron las vides en diferentes partes de Europa desplazando al hidromiel a zonas del norte donde el clima no permitía el cultivo para la fabricación del vino a razón de uvas.

          © CEREA NATURAL. Todos los derechos reservados.